AEDIVE reclamó cambios en el régimen de ayudas estatales al vehículo eléctrico

AEDIVE-CITETAEDIVE participó el pasado 25 de febrero en la Jornada “Alternativas de financiación y mejora de costes para las empresas de logística y transporte”, organizada por CITET con el apoyo del Centro Español de Logística, UNO, Comisión Europea, Logistop, AEDIVE, BEI, Arosa I+D y con la financiación del Ministerio de Fomento, y donde analizó las oportunidades de financiación en movilidad eléctrica, en especial vinculadas al vehículo y la infraestructura para el sector de la logística.

Dirigida a empresas logísticas, la charla, impartida por el gerente de AEDIVE, Arturo Pérez de Lucia, se centró en las ayudas estatales del MOVEA, estrategia para la movilidad con vehículos de energías alternativas impulsada por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, donde el vehículo eléctrico juega un especial protagonismo.

Asimismo, comentó acerca de la compatibilidad de estas ayudas con otras de carácter regional que se han ido implementando en diversas comunidades autónomas y que se están activando de cara al 2016, permitiendo por ejemplo que vehículos como furgonetas de reparto eléctricas hayan estado disponibles en el mercado en 2015 a un coste de empresa incluso por debajo de los 3.000 euros la unidad en algunos modelos.

Igualmente, Pérez de Lucia destacó que España ocupa puestos de liderazgo en la fabricación de vehículos eléctricos para la logística de última milla en regiones como Cataluña, Galicia, Castilla y León y Murcia, con modelos que no sólo se destinan al mercado nacional, sino también mundial, como las furgonetas eNV200 de Nissan; Peugeot Partner y Citröen Berlingo eléctric; el Twizy Cargo de Renault y las unidades de Little Cars y Comarth. Asimismo, la moto eléctrica también es un producto ideal para la última milla que cuenta con fabricantes españoles como Scutum o Torrot.

AEDIVE reclamó la necesidad de que el apoyo financiero a la adquisición de vehículos e infraestructuras de recarga por parte del Estado se adecúe a la realidad de otros países de Europa con gran éxito en la implantación de la movilidad eléctrica y donde las ayudas no están, como en España, sujetas a carga impositiva, sino que se enfocan a la reducción o eliminación de impuestos. Además, planteó la necesidad de planes plurianuales que ofrezcan cierta estabilidad en las ayudas, en vez de planes anuales renovables que hasta el momento nunca han tenido continuidad, antes al contrario, se han dado disrupciones de hasta 8 meses entre uno y otro, rompiendo así la cadena comercial y dificultando la madurez del mercado.

Asimismo, Pérez de Lucia señaló la necesidad de vincular las ayudas al vehículo eléctrico a la eficiencia energética para eliminar la barrera del régimen de mínimis al que están sometidas actualmente y que dificulta la ejecución de grandes operaciones de compra que de poder llevarse a cabo, incrementarían notablemente la cifra actual de matriculaciones de eléctricos.

Finalmente, se lamentó de que el MOVEA establezca un techo en el precio máximo de los coches eléctricos que pueden acogerse a las subvenciones hasta 32.000 euros antes de impuestos, cuando en otros países no existe tal limitación, que impide que una buena parte del portafolio de modelos queden al margen de estas ayudas, y de que aún no se encuentre operativa la web que permite gestionar tales ayudas, cuando el MOVEA se aprobó a finales de noviembre de 2015 y el plazo de estas ayudas finaliza el 15 de octubre de 2016.

La jornada, que se celebró en la madrileña sede de la Representación de la Comisión Europea en España, tuvo como objetivo informar sobre la importancia de la generación de una buena idea de proyecto que conlleve una ventaja competitiva y estratégica de la empresa, así como sobre los diferentes programas de financiación a la I+D+i.