La movilidad sostenible no es ciencia-ficción

La movilidad sostenible no es ciencia-ficción
  • El compromiso por las renovables, el cambio de modelo energético y el nuevo ecosistema, a debate en una jornada donde se incidió en las alternativas de movilidad en las ciudades

En el cambio de modelo energético el consumo eléctrico es clave. «Los recursos de la naturaleza son finitos. Entramos en una emergencia energética y hay que tomar medidas inmediatas para descarbonizar la energía. El único sector que lo garantiza es la electricidad», afirma Francisco Arteaga, director general en Andalucía y Extremadura de Endesa, la compañía que creará 8.500 puntos de recarga de acceso público para vehículos eléctricos más 100.000 de carácter privado antes de 2023.

El foro de debate organizado por Expansión y El Mundo -moderado por su delegada en Andalucía, Teresa López Pavón, con el patrocinio de Endesa y bajo el título de Movilidad sostenible e inteligente: Reinvención de la movilidad en las ciudades-, aborda las nuevas necesidades de los consumidores y las alternativas de transporte público y privado que permiten el desarrollo tecnológico y la disrupción digital.

La experiencia de Endesa y su proyecto #eCitySevilla, que pretende convertir la Isla de la Cartuja de Sevilla en un referente de sostenibilidad y en un modelo de transición energética urbano, se convierte en el hilo conductor del encuentro.

Para Beltrán Calvo, presidente del Círculo de Empresarios de La Cartuja, «la isla constituye un laboratorio urbano ideal». «Allí se reciben 30.000 personas diarias, todos ellos no residentes, y en unos años serán 50.000. Hay que recordar que la asistencia media durante la Expo de 1992 era de 237.000 personas diarias, llegándose a las 630.000 el día de mayor afluencia. Y sin un solo coche privado. Se puede conseguir lo que ya hicimos en el 92, convertir la isla en un referente internacional», comenta.

«En nuestra reunión anual hice una exaltación del proyecto Apple Park, referente tecnológico en California y lo fui desgranando. Y al terminar empezamos a comparar con Cartuja y les ganamos en todo. Más hectáreas, más árboles, más auditorios y más teatros, más personas…», explica.

Circular por las grandes metrópolis tiene dificultades, de ahí la necesidad que exista también un abanico de posibilidades, desde el carsharing (coches de alquiler) hasta los transportes públicos pasando por el patinete eléctrico, para atender todas las necesidades. La coordinación de los actores implicados es fundamental.

«El mejor párking disuasorio es el que no existe: lanzaderas eléctricas, movilidad autónoma, soluciones dentro del mismo recinto… Hay que fomentar el transporte público limpio. Hay que pasar a una modalidad eléctrica», expone Rafael Sánchez Durán, director de Relaciones Institucionales en Andalucía y Extremadura de Endesa.

Gaspar Llanes, coordinador general de Análisis, Datos y Planificación Estratégica del Ayuntamiento de Sevilla, recalcaba que «es necesaria una cultura del cambio». «Hemos presentado el plan de movilidad sostenible de la ciudad; hemos descubierto la base de cómo se mueven las personas y los problemas que tienen. El cuarenta y seis por ciento de la movilidad de Sevilla procede del área metropolitana. Tussam funciona bien, aunque hay cosas que se pueden mejorar y ya están en marcha». «La mejora de la movilidad pasa por una solución en el área metropolitana (por ejemplo, hacer una realidad la S-40). Esta tiene que ser una ciudad más habitable; lo está siendo ya con el eje de peatonalización y con el plan centro».

Mario Muñoz-Atanet, director general de Movilidad de la Junta de Andalucía, destacó que el compromiso «con la movilidad sostenible es total. Estamos revisando los proyectos de las líneas de metro para Sevilla, con el objetivo primero de continuar con la línea 3, la norte-sur. Luego se continuará con las demás. 33 millones de viajeros se mueven con metro y 66 por buses. Es importante el transporte por carretera de viajeros y la idea es que también sean autobuses eléctricos. Creemos que es el futuro. Un transporte que puede ser 100% ecológico».

«La primera electrolinera se situará en la avenida de la Buhaira y el proceso de licitación estará en un mes», anuncia también Francisco Arteaga. «Sevilla y Granada tienen unas áreas metropolitanas muy grandes. Se está trabajando para utilizar los corredores tranviarios antiguos como plataformas reservadas a autobuses eléctricos y ayudar así a la movilidad de las ciudades-dormitorio». «Debemos seguir haciendo infraestructuras y optimizar los recursos que ya están pero que se utilizan poco. Como hicimos para optimizar el parque tecnológico de Málaga». La capital costasoleña «es nuestro referente y nuestra inspiración», añade Francisco Arteaga.

Jorge Jiménez Luna, director de la Agencia Andaluza de la Energía, cree que estamos en situación de «urgencia climática». «La ONU asegura que las emisiones a nivel mundial siguen creciendo. En el sector transportes, en Europa, las emisiones han crecido en los dos últimos años y se supone que somos los que estamos más avanzados». «Los planes son ambiciosos. Los vehículos eléctricos necesitan puntos de recarga y la producción de la energía tiene que ser renovable». Los fondos destinados a las ayudas a la movilidad (16,7 millones) se han agotado, y eso es porque hay interés», argumenta.

Arturo Pérez de Lucia, CEO de Aedive (Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica), lo tiene claro. «Tenemos que despolitizar el mensaje de la sostenibilidad, mejorar la coordinación entre administraciones y la de las administraciones con las empresas», aunque lamenta que se hayan dejado pasar algunas iniciativas interesantes.

Uno de los medios de transporte que copa la actualidad es el patín eléctrico. Álvaro Salvat, director general en España de LIME, asegura que su objetivo es «descongestionar las ciudades. Los ayuntamientos son los que más responsabilidad tienen para avanzar en el proceso regulatorio. La DGT crea un marco, pero el paso definitivo lo dan los ayuntamientos», señala respecto a la integración del patinete eléctrico en la movilidad urbana. «Hace un año yo no habría sido siquiera invitado a este foro: prácticamente el patinete era irrelevante en el mundo y ahora se está viendo su viabilidad a pesar del conflicto que genera», comenta. «No tenemos la solución perfecta, pero sí sabemos que el uso del patinete permite mover a más gente consumiendo menos energía».

«El mundo de la digitalización va a permitir compartir vehículos e incluso reducir los desplazamientos gracias a la telepresencia», apunta Rafael Sánchez Durán, director de Relaciones Institucionales en Andalucía y Extremadura de Endesa. El futuro ya está aquí.