Arturo Pérez de Lucia: «La movilidad eléctrica es sostenible, pero también eficiente energéticamente»

Arturo Pérez de Lucia: «La movilidad eléctrica es sostenible, pero también eficiente energéticamente»
Entrevista a Arturo Pérez de Lucia, Gerente de AEDIVE, para Diario de Mallorca

 

En el marco del foro eMovilidad 2019, Arturo Pérez de Lucía, director gerente de AEDIVE impartió la ponencia ‘Las islas, ecosistema ideal para la movilidad eléctrica y oportunidades de negocio’.  En esta entrevista despeja dudas sobre las oportunidades que presenta esta nueva fórmula de transporte.

P ¿En qué consiste la movilidad eléctrica?

R La movilidad eléctrica es un concepto que engloba dos claves fundamentales de la descarbonización del transporte. Por un lado la movilidad sostenible, por cuanto el vehículo eléctrico no produce ninguna emisión en la propulsión ni de gases contaminantes, ni de CO2 ni de ruido. Por otro, la eficiencia energética, dado que el vehículo eléctrico es el único capaz de interactuar con el sistema eléctrico, impulsando la eficiencia energética en el desarrollo de las energías renovables, la generación distribuida, el almacenamiento energético y el autoconsumo. Por tanto, la movilidad eléctrica va mucho más allá del mero hecho de mover personas y mercancías, ya sea en carretera, en mar o en el aire.

P ¿Cuál es el parque de vehículos eléctricos en España y qué perspectivas de crecimiento tiene?

R Respecto al parque actual, en nuestras carreteras ruedan en el entorno de 60.000 vehículos eléctricos matriculados, de toda clase y condición, desde turismos hasta camiones y autobuses. La cifra es aún pequeña considerando el parque global de vehículos en España, que ronda los 30 millones, pero lo cierto es que se trata de una tecnología disruptiva y, como tal, su curva de desarrollo es la lógica a la que han experimentado otras tecnologías disruptivas como la telefonía móvil o el ordenador portátil.

P ¿Ha aumentado últimamente?

R En los últimos años se ha vivido una senda de crecimiento en el número de matriculaciones de eléctricos y previsiblemente, a partir del 2020, este crecimiento va a ser sustancialmente mayor, debido entre otras cosas a que el próximo enero se endurecen los límites de emisiones medias de gramos de CO2 de los vehículos que se matriculen, pasando de 130 a 95 g/CO2, lo que significa que los fabricantes tendrán que vender muchos vehículos eléctricos para no tener que incurrir en multas que podrían llegar a ser multimillonarias. Por otro lado, la tecnología avanza y hoy día nos encontramos con muchos vehículos eléctricos con autonomías entre los 250 y los más de 400 kilómetros, y a lo largo del 2020 se presentarán más modelos, lo que unido al despliegue de una red de infraestructura de recarga rápida en itinerancia que se está produciendo y que a finales de año o principios del que viene cubrirá de forma básica todo el territorio nacional, incluido el insular, permitirá derribar las barreras de la ansiedad de autonomía que aún tienen algunos potenciales usuarios.

A todo ello se suma que los precios de los vehículos eléctricos se están empezando a equiparar con los de sus espejos en combustión y que las administraciones tanto central, como autonómicas y locales, están imprimiendo un impulso importante para esa transformación del parque móvil hacia vehículos descarbonizados que permitan no solo mejorar los efectos nocivos en la calidad del aire de un parque avejentado de combustión como el actual, con más de 12 años de antigüedad media, sino también que hagan posible cumplir con los objetivos medioambientales del Acuerdo de París y de Europa a 2030 y 2050.

P ¿Existen diferentes tipos de recarga?

R Sí, concretamente tres. Por un lado la carga vinculada, que es la principal, ocupa más del 80% de las necesidades de recarga de estos vehículos y se realiza en el hogar o en el lugar de trabajo. Se trata de la recarga más eficiente y es única con respecto al resto de tecnologías de propulsión, ya que ningún otro vehículo puede llenar su depósito en el parking donde permanece estacionado. Además es una recarga muy competitiva en precio, ya que recargar 100 kilómetros es posible con precios sensiblemente por debajo de 1 euro.
La recarga de oportunidad es la que se instala en el sector terciario (hoteles, restaurantes, aparcamientos, centros comerciales, etc.) y es una recarga que las empresas ofrecen como servicio de valor añadido, o cobrando, a los usuarios de vehículo eléctrico. Se trata de una recarga que se realiza mientras el vehículo permanece estacionado y su propietario realiza gestiones o simplemente, hace la compra, come o ve una película.
La recarga rápida (hasta 50 kW) y ultrarrápida (+ de 50 kW y hasta 350 kW) es la que se instala en ubicaciones estratégicas para poder recorrer largas distancias con un vehículo eléctrico y que también se instala en entornos urbanos, especialmente para vehículos de uso intensivo como taxis, vehículos de reparto, etc., y para usuarios que vienen de otras ciudades y al llegar necesitan una recarga acelerada para poder seguir camino.

P ¿La movilidad eléctrica es el futuro?

R La movilidad eléctrica es el presente, porque ya está entre nosotros y cada vez con mayor profusión, per sin duda, su uso y presencia va a incrementarse notablemente en los próximos años debido a lo que comentaba antes: la movilidad eléctrica es sostenible, pero también eficiente energéticamente y ello es fundamental en un mundo hacia el que vamos con mayores demandas eléctricas y con entornos urbanos crecientes que producen mayores consumos, siendo el vehículo eléctrico un instrumento de eficiencia del que además de promover as fuentes renovables de electricidad, actuará como sistemas de almacenamiento energético que pueden utilizarse en momentos de demanda eléctrica pico.

Además, hay que tener en cuenta que los vehículos de hidrógeno son también vehículos eléctricos y se trata de una tecnología que aunque hoy es incipiente y está sujeta a retos como su generación con fuentes renovables y su almacenamiento y transporte, en unas décadas está llamada a ofrecer soluciones importantes en el tráfico rodado, en especial en vehículos de transporte pesado de largo recorrido.

P ¿Qué potencia pueden alcanzar los vehículos eléctricos?

R Los vehículos eléctricos han tenido la fama injustificada de ser menos deportivos y pasionales que los de combustión pero a medida que la experiencia de uso es mayor entre los ciudadanos, se evidencia que el vehículo eléctrico, a igualdad de potencia, acelera mucho antes que uno de combustión. En un vehículo de combustión, se llega al par motor máximo a un número determinado de revoluciones, mientras que en uno eléctrico, el par se encuentra disponible en todo momento con solo pisar el acelerador.