El transporte profesional es una prioridad de la nueva movilidad

El transporte profesional es una prioridad de la nueva movilidad
Agilizar los trámites para la infraestructura de recarga, clave para el vehículo eléctrico

Los fondos europeos movilizarán 4.295 millones de euros públicos para el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) con el objetivo de la transformación ecológica de la movilidad. Hay 3.160 millones destinados a la transformación industrial de vehículos, baterías y componentes. Sostenibilidad para convertir un transporte responsable del 15% de los gases de efecto invernadero en neutro en carbono para 2050, aunque hay una permanente tensión para acortar los plazos. Empresas, pymes y autónomos están obligados a ponerse las pilas. Pero ¿cómo canalizar esta gigantesca ola de inversiones en el sector del transporte profesional? ¿Qué hacer para que la información llegue, los fondos aterricen en el lugar posible? Y, antes que nada, ¿España tiene una buena posición para afrontar el giro radical que se exige?

María José Rallo, secretaria general de Transporte; Gonzalo Rodríguez, director de Desarrollo de Negocio en BBVA España; Felip Barceló, director general de la asesoría empresarial ATEINSA, y Arturo Pérez de Lucia, presidente de AEDIVE, la asociación para el impulso del vehículo eléctrico, respondieron a esta y otras preguntas.

A Rallo no le queda la menor duda de que sí estamos preparados. «Se dan las circunstancias para hacerlo bien. Primero, contamos con una tecnología que se desarrolla a buen ritmo en determinados ámbitos de la movilidad para alcanzar los objetivos europeos muy exigentes de llegar a las cero emisiones. Segundo, la sociedad también nos los demanda y tanto los Ayuntamientos como los fabricantes están trabajando en ello. Los camiones cero emisiones serán una exigencia para las entidades y para los clientes. Y tercero: el Ministerio quiere apoyar a la industria para que adapte sus flotas a las nuevas tecnologías con paquetes de ayudas, como ya se han aprobado de 15 millones para las empresas o de 1.500 millones para las administraciones locales».

EL MOMENTO ADECUADO

«El intercambio de iniciativas entre Administración, entidades financieras y empresa ayuda mucho. Es importante que se dialogue y que la información llegue al empresario final, que sepa que existe un fondo europeo para transformar el sector». La representante del Ministerio de Transportes recibió la aprobación de sus palabras por parte de los demás componentes de la mesa de trabajo.

Completamente de acuerdo con estos postulados se declara Gonzalo Rodríguez. Aporta la porción de responsabilidad que le tocan a BBVA y a las entidades financieras en general. «La prioridad de BBVA es apostar por la movilidad sostenible con un transporte más limpio en un sector como el de la automoción, que supone el 10% del PIB español y es segundo fabricante a escala europea y octavo a nivel mundial. Y la llegada de los fondos nos indica que es el momento adecuado porque contamos con el convencimiento de las administraciones y de las empresas».

BBVA, en palabras de Rodríguez, desplegará su músculo financiero, digital e informativo para «apoyar la fabricación y a toda la cadena de valor, fomentar la movilidad eléctrica de particulares y empresas, como ya estamos haciendo con Faconauto e Iberdrola con el concesionario como centro y financiar, asesorar y acercar a las compañías los mejores socios».

NO PERDERSE EN UN LABERINTO

Ese asesoramiento para no perderse en el laberinto en determinadas situaciones puede convertirse en el camino a la concesión de las ayudas. La digitalización de las empresas en este proceso es de alta importancia.

«Tenemos la capacidad de acuerdos con terceros y una herramienta de asesoría a disposición de las empresas para que se sitúen en primera línea», insiste Rodríguez para subrayar que BBVA «quiere ser activo en la promoción de la movilidad sostenible y eso requiere que el cliente entienda la necesidad de este cambio».

«El cambio es brutal», admite Felip Barceló, quien apunta entre las dificultades «la adaptación a las transformaciones que se requieren en la responsabilidad social corporativa que obliga a una radical modificación de las estructuras de las compañías, la forma de trabajar de sus empleados y la movilidad en sí, tanto de mercancías como de los trabajadores, que han llevado a incorporar instrumentos novedosos».

COLABORACIÓN ENTRE MINISTERIOS

Barceló pone especial énfasis en la necesidad de extender la red de recarga para los vehículos comerciales y María José Rallo avanza que existe una colaboración entre el Ministerio de Transición Ecológica de la vicepresidenta tercera Teresa Ribera y el de Transportes para mantener un contacto permanente con las flotas y el transporte profesional; y la creación de un comité de representación de todos los sectores «para llegar hasta el último camionero y autónomo de cualquier provincia de España».

La tarea del Ministerio de Transportes es, argumenta Rallo, «crear las redes para que todos los interesados sepan cómo acceder a las ayudas o resolver cualquier duda que tengan, como condiciones administrativas». Para ello se diseña «una página web específica para la empresa, con preguntas y respuestas, un servicio multicanal para trabajar en red con todos los agentes. Proactivo, no un tablón donde se cuelga la información».

CONCESIÓN DE PERMISOS, UN ESCOLLO

Pérez de Lucía, por su parte, se muestra «encantado de la capacidad de interacción» que AEDIVE está encontrando en los diversos estamentos de la industria y la Administración para resolver el problema del desconocimiento por parte de diferentes agentes. «Considero que el objetivo de llegar a los 250.000 vehículos eléctricos en 2023 se va a conseguir, al igual que los 80.000 postes. Y creo que se pueden superar estas cifras, que el objetivo puede ser más ambicioso».

La pega hasta ahora, en coincidencia con lo que argumentaba Barceló, «es la concesión de permisos, un escollo que nos retrasa. La concesión de licencias para las infraestructuras debe agilizarse».

Barceló apuntó a que no terminan de llegar a la industria ayudas aprobadas para incentivar el cambio y Pérez de Lucia no dejó escapar la ocasión de exponer un argumento que apoya la industria: eliminar el IVA de los eléctricos. «Hay que facilitar la compra de estos vehículos y ayudaría una reforma fiscal, aunque fuera temporal», dijo. Esa respuesta corresponde al Ministerio de Hacienda.


FUENTE: EL MUNDO

 

¿Quieres presentarte a los Premios AEDIVE - Santiago Losada a la Mujer en la Movilidad Eléctrica o proponer a una candidata?