«Debemos responder a los fondos europeos de manera seria y transparente», afirma Teresa Ribera

«Debemos responder a los fondos europeos de manera seria y transparente», afirma Teresa Ribera
El Euroforo de Vocento sobre transición ecológica recoge la demanda de las empresas de que se agilicen los trámites administrativos para aprovechar las ayudas

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha afirmado que con los fondos europeos «nos jugamos mucho y debemos de responder de manera seria y transparente».

Ribera ha inagurado esta mañana el Euroforo Vocento sobre ‘Transición ecológica: futuro sostenible’ que se ha celebrado en la sede de este grupo en Madrid patrocinado por Endesa, Renault, Ferrovial, y Sabadell.

La ministra ha destacado que la variable ambiental «se convierte en la gran columna vertebral» del desarrollo y ha subrayado que nuestro país cuenta con ventajas y que «tenemos mimbres para desarrollar las nuevas cadenas de valor». Ha apuntado como objetivos, entre otros, el desarrollo de infraestructuras verdes y azules y mejorar las interconexiones energéticas.

Teresa Ribera ha manifestado que el Gobierno «asume el impulso de esta transición con la complicidad de todas las administraciones públicas y de la sociedad. Va a ser un proceso complejo que seguro que requerirá una lluvia fina durante mucho tiempo».

En la mesa que se ha celebrado a continuación sobre transición energética, infraestructuras y sostenibilidad, el consejero delegado de REE, Roberto García, ha afirmado que «estamos en un momento histórico» y que «somos unos privilegiados porque tenemos unas empresas muy preparadas para los cambios que vienen». Y añadió que «el reto es que se agilicen los procesos administrativos para que no se retrasen los objetivos».

El consejero delegado de Ferrovial, Ignacio Madridejos, ha manifestado que «los fondos europeos ayudarán a la transición y son un reto para las empresas». Otro reto es, según él, «tener un marco regulador estable» y ha calificado de «fundamental» la obtención de un retorno a las inversiones.

Para el presidente de Novartis España, Jesús Ponce, una de las claves es la colaboración público-privada, y ha advertido de que «el tiempo juega en nuestra contra». Ha subrayado la necesidad de «educar a la población, pues la responsabilidad individual es otra de las palancas».

Roberto García ha recordado que el plan estratégico de REE prevé que el 75% de los 4.400 millones en inversiones serán para la transición energética. Ha apuntado como un reto la integración de las renovables en el sistema, así como aumentar las interconexiones con Francia. «Actualmente suponen solo el 3% de la capacidad, cuando tendríamos que haber alcanzado el 10%». También considera fundamental el almacenamiento para el despliegue de las renovables. «Sería un delito no aprovecharlas».

Ignacio Madridejos ha destacado los principales objetivos del plan Horizon 24 de Ferrovial, que incluye el crecimiento sostenible e innovador de las infraestructuras y ha recordado que participan en proyectos de movilidad como el coche compartido y los patinetes.

Jesús Ponce ha subraydo el contrato virtual de energía realizado por Novartis para que toda su demanda europea durante diez años sea suministrada por energías renovables, así como la renovación progresiva de su flota de más de mil vehículos por otros eléctricos e híbridos.

Después ha tenido lugar otra mesa sobre la ‘agenda rural y urbana, la lucha contra la despoblación’, en la que han participado María Ángeles Benítez, jefa de la representación de la CE en España; Milagros Marcos, diputada secretaria de agricultura y despoblación del PP y Joan Clos, exministro de Industria y ex director ejecutivo de ONU-Hábitat.

Clos ha recordado que la despoblación es un efecto mundial y ha afirmado que hay que hacer un análisis pausado sobre ese asunto. Dijo que sufrimos un «minifundismo municipalista» casi único en Europa. Ha pedido un libro blanco sobre las zonas rurales, la reforma de la administración municipal y que se destaquen las ventajas que ofrece la geografía «compleja» de nuestro país, como son, por ejemplo, sus parques naturales.

Milagros Marcos ha subrayado que «cada uno vive donde quiere vivir» y ha coincidido con el exministro en que «no aporta nada hablar de la España vaciada; hay que hablar en positivo». En alusión al Gobierno de Pedro Sánchez, ha dicho que «hay que dejar ya de hacer planes y empezar a ejecutar medidas», como la digitalización de las zonas rurales, facilitar viviendas y empleo, una fiscalidad diferenciada y buenos servicios sanitarios y educativos.

María Ángeles Benítez ha destacado como principales obstáculos en la lucha contra la despoblación el envejecimiento de la misma en las zonas rurales y un mercado laboral poco diversificado.

Joan Clos ha afirmado que «somos un país privilegiado en Europa porque disponemos de una gran red de telecomunicaciones que nos dará una gran ventaja para implantar el 5G», pero en ferrocarril y carreteras «hay que hacer una repensada, sobre todo a nivel de las comunidades autónomas». Ha dicho que no es partidario de un requilibrio de la población, «sobre todo si no hay empleo», y ha advertido de que trasladar servicios a zonas rurales «cuesta dinero». Ha recordado que muy pocos países se «reruralizan»; solo Suiza, Suecia y Canadá. «Allí son los ricos los que se van al medio rural, los que se pueden pagar los servicios. En España, las peores pobrezas no están en esas zonas rurales, sino en barrios de Madrid y Barcelona».

Benítez ha manifestado que el objetivo «no es ‘reruralizar’, sino que todas las zonas contribuyan a la transición ecológica».

Milagros Marcos ha dicho que los fondos europeos deben contemplar el nuevo escenario y que, por ejemplo, habría que invertir en regadíos para ahorrar agua y aumentar la productividad. Y ha apuntado que los fondos Feder contemplan 20.000 millones de euros para entornos rurales. «Si no aprovechamos este impulso económico, la mayor parte de los pueblos quedarán desiertos».

Joan Clos se ha referido por último la concepto de sostenibilidad social, económica y ambiental. «Es más complejo de lo que parece» porque «antes de llevar a la gente hay que llevar el empleo; si se lleva a la empresa, ya irá la gente. Para ello hay que convencer a los que crean puestos de trabajo para que se instalen donde la gente quiere ir».