Ingeteam apuesta por el mercado internacional para sus cargadores de vehículos eléctricos

Ingeteam cargadores vehículo eléctrico
  • Ingeteam es uno de los principales fabricantes de cargadores de vehículo eléctrico en España
  • Actualmente los sistemas de recarga de la compañía están instalados en más 20 países y espera que en los próximos años el 80% de las ventas de este sector proceda de mercados internacionales

Hace una década Ingeteam comenzó con la producción de cargadores para vehículos eléctricos, y a día de hoy se ha convertido en unos de los principales fabricantes a nivel nacional. El próximo reto de la compañía es culminar el lanzamiento de sus productos en el mercado internacional donde ya dispone de importantes referencias en Europa y Sudamérica.

La contribución a la descarbonización de la sociedad y a la transformación energética, hacia una sociedad cada vez más electrificada, son la base del Grupo Ingeteam. Para la consecución de estos objetivos el fomento de la movilidad sostenible en la compañía es una prioridad. Mikel Borrega, Responsable de la unidad de negocio de cargadores para vehículos eléctricos de Ingeteam desvela que “si la progresión del mercado de vehículo eléctrico continúa como hasta ahora, esperamos tener un incremento anual de un 35% en las ventas durante  los próximos tres años”, lo cual conllevará a su vez un aumento en la inversión que ya de por sí ha sido muy fuerte en los últimos cuatro años, durante los cuales la plantilla de esta unidad de negocio se ha triplicado.

Mikel añade que “en los próximos tres años queremos conseguir que el 80% de nuestras ventas procedan de mercados extranjeros”. Actualmente los sistemas de recarga de vehículos eléctricos de Ingeteam se pueden encontrar en más de 20 países. Los últimos países en engrosar la lista son Portugal, Grecia y Ucrania, países todos ellos del continente europeo mercado que ha sido objetivo en los últimos años. Ahora el objetivo se amplía al continente americano, comenzando por los países latinoamericanos en los que Ingeteam cuenta con delegaciones o fábricas como  Brasil, México y Chile.

Carga ultrarápida

Ingeteam destaca en la fabricación de cargadores de vehículo eléctrico para la vía pública, especialmente en DC, y son capaces de suministrar hasta 400 kW. La estación de recarga más potente de Europa dispone de cuatro terminales fabricados por Ingeteam, capaces de realizar una carga ultrarápida de 400 kW que permiten recargar la batería de vehículos en un tiempo de entre cinco y diez minutos, similar al que se emplea en un repostaje convencional.

Este modelo de cargador ultrarápido, representa una revolución en el sector de las grandes instalaciones de recarga, ya que permite la creación de grandes estaciones de recarga (hasta 1 MW) minimizando la obra civil y simplificando la instalación y puesta en marcha. Además, la integración en la instalación de sistemas de almacenamiento y de aporte de renovables resulta sencilla y fácilmente gestionable, gracias a la experiencia de Ingeteam en grandes instalaciones.

En cuanto a la tecnología, Ingeteam dispone una electrónica de potencia extremadamente compacta, lo que permite distribuir esta electrónica dentro de los dispensadores de energía. Esto conlleva ventajas como contar con un sistema más compacto, más flexible y capaz de simplificar futuras actualizaciones para aumentar la potencia o el número de dispensadores.

Hasta la fecha, Ingeteam ha suministrado más de 4.500 puntos de recarga para vehículos eléctricos, tanto en corriente alterna como en corriente continua, que se encuentran instalados en países como España, Italia, Sudáfrica, Francia, México, Turquía, Reino Unido y Australia.

El Plan de Automoción del Gobierno es una declaración de principios de hacia dónde debemos ir, señala AEDIVE

plan automocion gobierno 2020
  • Situar a los ciudadanos en el centro de los servicios de movilidad es uno de los objetivos en los que AEDIVE ha mostrado su compromiso

El director general de AEDIVE, Arturo Pérez de Lucia, ha intervenido en el encuentro organizado hoy por el Gobierno para presentar el Plan de impulso de la cadena de valor de la industria de la automoción, en la que el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha desgranado las líneas del Plan MOVES 2020 y del Programa de renovación del parque móvil.

“En el panorama del debate industrial, del debate económico, del debate de servicios públicos, de movilidad, de evolución de valores y de evolución de negocio en los próximos años en España, el Plan que hoy nos presenta el Gobierno es, en sí mismo, una declaración de principios y una visión clara de hacia dónde vamos, hacia dónde debemos ir y cuáles son los desafíos que tenemos por delante en la Automoción y en la Movilidad”, ha señalado el gerente de la Asociación Empresarial que representa a la cadena de valor industrial, tecnológica y de servicios de la movilidad eléctrica.

Pérez de Lucia ha puesto en valor el trabajo desarrollado por le Ministerio que lidera la Vicepresidenta y ministra Teresa Ribera y como parte de éste, el IDAE, al presentar un plan de incentivos MOVES que no solo incrementa la intensidad de las ayudas previstas, de 65 a 100 millones de euros, sino que también elimina muchas de las barreras que la edición de 2019 tuvo para su tramitación por parte de las comunidades autónomas, como el achatarramiento de un vehículo, que en esta edición será opcional.

El siglo XXI es el de una revolución ligada a la innovación en todos los sectores y que en la Automoción y en la nueva Movilidad miran hacia el vehículo eléctrico, compartido, conectado y autónomo, ha añadido el representante de AEDIVE, para quien este enfoque significa nuevas estrategias industriales, enfoques políticos innovadores y nuevos mercados emergentes que tienen que avanzar hacia la descarbonización y donde hay una enorme oportunidad industrial tanto en el sector de la Automoción, como otras industrias asociadas y que tienen su reflejo en la Movilidad Eléctrica.

El Gobierno destinará 3.750 millones para reactivar el sector del automóvil

ayudas industria automóvil
  • Sánchez presenta el plan que se aprobará esta semana, que incluye ayudas por valor de 300 millones para renovar los coches

El plan de rescate a la industria de la automoción ya tiene fecha: se presentará hoy en el Palacio de la Moncloa para ser aprobado por el Consejo de Ministros esta misma semana. Y presupuesto: se inyectarán 3.750 millones de euros para reactivar uno de los sectores más dañados por la pandemia, con lo que se convertirá en el mayor plan de estímulo al automóvil de la historia. Así lo anuncio ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que también presentará el próximo jueves el plan para «otro sector estratégico», el turismo. Los hace así coincidir con la cumbre empresarial convocada por la CEOE para la reconstrucción, en la que estos dos sectores tienen un papel protagonista.

A falta de conocer hoy la letra pequeña, el presidente sí avanzó que se incluirán medidas para preparar la industria con inversiones y reformas legales, estímulos a la investigación y a la innovación, una fiscalidad que «dote de mayor competitividad» al sector y ayudas para la formación y cualificación de los trabajadores. Una parte de estos 3.750 millones se destinarán a financiar la renovación del parque de vehículos incentivando «especialmente» los coches eléctricos, según especificó Sánchez, quien pronosticó que «los vehículos del futuro se parecerán muy poco a los del pasado». No obstante, deja abierta la puerta a una de las peticiones realizadas por el sector: otorgar ayudas también para los coches diésel y gasolina, pese a las reticencias mostradas anteriormente. Eso sí, irán dirigidas a facilitar la renovación del parque de automóviles –que tiene una edad media superior a los 12 años, una de las más longevas de Europa– para que sea «más eficiente y ecológico». El objetivo del Gobierno –apuntó– es «muy ambicioso»: llegar a las cero emisiones en 2050. «Estamos trabajando para que en el futuro tengamos mejores vehículos, más sostenibles y con un sector mucho más competitivo», proclamó.

Ayudas a familias vulnerables

El líder del Ejecutivo también precisó que habrá ayudas específicas para las familias de menos recursos para que «nadie se quede atrás». Y, de igual forma, explicó que los empresarios y autónomos también se beneficiarán a través de «ahorros en combustible».

El plan, según adelanta Europa Press, movilizará unos 1.535 millones de euros desde este ejercicio y alrededor de 2.210 millones desde el año próximo. Incluye una inversión por unos 300 millones de euros en la renovación del parque público, así como para el despliegue de la infraestructura de recarga de coches eléctricos y para la adaptación de los núcleos urbanos a las nuevas formas de movilidad. Además, se destinarán 250 millones de euros para subvencionar la adquisición de vehículos eficientes o de cero emisiones a cambio de achatarrar uno antiguo.

El grueso del presupuesto del plan del Gobierno, con un total de 2.690 millones de euros, se dirigirá a inversiones orientadas a impulsar la competitividad del sector. Por su parte, los fabricantes de vehículos y de componentes se han comprometido a avanzar en la descarbonización del parque automovilístico español, con el objetivo de que las plantas nacionales fabriquen entre 700.000 y 800.000 vehículos eléctricos e híbridos enchufables para 2030. Así, los fabricantes trabajarán para la adjudicación de nuevos modelos electrificados en las plantas españolas, al tiempo que se impulsará la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos, con la intención de alcanzar 340.000 puntos de recarga en el territorio nacional para 2030 y 830.000 puntos de cara a 2040. También contempla una partida de 415 millones para actividades de I+D+i.

Dos millones de empleos

El presidente destacó que la automoción es un sector estratégico para el país que aporta una décima parte del PIB y una quinta parte de las exportaciones, además de generar casi 2 millones de empleos, 650.000 de ellos directos. «Tenemos que ofrecerle un plan integral que dé respuesta a sus necesidades y le acompañe en la transición a una movilidad sostenible y conectada, coherente con nuestros ambiciosos objetivos de mitigación del cambio climático», afirmó. Así, da por fin respuesta a una demanda que venía planteando el sector desde hace meses, ya que arrastra una crisis previa a esta pandemia ante la caída de ventas que se ha agravado por el coronavirus y la decisión de Nissan de cerrar su factoría en Barcelona.

El Gobierno envía a Bruselas el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030

consejo-ministros-gobierno-bruselas-plan-nacional-integrado-energia-clima-2021-2030

El Consejo de Ministros celebrado el martes 31 de marzo ha acordado remitir a la Comisión Europea el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC). El texto enviado coincide con el que actualmente se encuentra incluido en la fase de consulta pública del Estudio Ambiental Estratégico (EAE) del plan y que ya fue remitido a Bruselas el pasado mes de enero como borrador actualizado.

El documento se modificará en aquellos aspectos que pudiera resultar necesario tras la finalización del proceso de evaluación ambiental y el análisis de la totalidad de las consultas recibidas, y se remitirá nuevamente a Bruselas si es necesario.

La fase de información pública debía haber concluido el pasado 25 de marzo, pero en la actualidad está suspendida por el estado de alarma.

Según explica el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) en nota de prensa, de los 21 planes presentados, 11 no cuentan con la declaración ambiental estratégica. Teniendo en cuenta las solicitudes recibidas por las autoridades españolas por parte de la Comisión Europea para el envío urgente de la versión definitiva del plan, España procede a su remisión, sin perjuicio de que en un momento posterior éste se adapte a las medidas ambientales que surjan de la evaluación ambiental estratégica.

Texto del PNIEC

El texto del PNIEC da respuesta a las recomendaciones emitidas por la Comisión Europea, incluye mejoras en el modelo, aborda las cuestiones derivadas de la consulta pública realizada entre el 22 de febrero y el 1 de abril de 2019, así como las recomendaciones contenidas en el documento de alcance de la evaluación ambiental estratégica.

Entre otras cuestiones, el PNIEC incorpora nuevas medidas y mayor detalle, reforzando los objetivos y los resultados. También incluye un análisis, con participación de Red Eléctrica Española (REE), que avala la seguridad del suministro eléctrico del mix energético que se fija el plan para 2030.

Principales objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima

Cabe recordar que para el año 2030 el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima persigue una reducción de un 23% de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a 1990. Asimismo, persigue alcanzar los siguientes objetivos en 2030: 42% de renovables en el uso final de la energía; 39,5% de mejora de eficiencia energética en la próxima década; y 74% de presencia de energías renovables en el sector eléctrico, en coherencia con una trayectoria hacia un sector eléctrico 100% renovable en 2050.

El plan estima una movilización de 241.400 millones de euros entre 2021 y 2030 que se destinarán, fundamentalmente, al impulso a las renovables, a medidas de ahorro y eficiencia, y a electrificación y redes. El 80% de estas inversiones se realizarán por parte del sector privado, y el 20% restante serán inversiones de las distintas administraciones públicas, incluyendo financiación europea.

Entre otras cuestiones, el PNIEC incorpora medidas en materia de transición justa y pobreza energética, y se proponen instrumentos para garantizar a los consumidores el derecho a consumir, producir, almacenar y vender su propia energía renovable mediante la generación distribuida, la gestión de la demanda, el fomento de las comunidades energéticas locales, así como medidas específicas destinadas a promover el papel proactivo de la ciudadanía en la descarbonización.

El coronavirus desploma un 43% las matriculaciones de turismos eléctricos en marzo

mercado vehículos eléctricos marzo 2020_AEDIVE
  • La crisis sanitaria altera el ritmo de desarrollo de la movilidad eléctrica, que necesita aumentar un 170% las ventas al cierre de 2020 para cumplir con la senda de la descarbonización

El estado de alarma sanitaria decretado para frenar la expansión del coronavirus ha desplomado un 43,2% las matriculaciones de turismos eléctricos puros en marzo, registrando un total de 739 unidades, según los datos de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE) y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM).

Si bien el dato acumulado consigue cerrar en positivo (+43%), lo cierto es que las cifras evidencian la ralentización del desarrollo de la movilidad eléctrica, que venía creciendo a un ritmo del 120% y necesita cerrar 2020 con un incremento del 170% en sus ventas para cumplir con la senda de matriculaciones y alcanzar los 5 millones de vehículos eléctricos en 2030 en España, planteados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) del Gobierno.

En un detalle por tipo de vehículo, los datos de marzo muestran una caída de más del 53% en las furgonetas, hasta situarse en las 71 unidades; en contraste con el sector de las dos ruedas, donde los ciclomotores subieron un 174%, con un total de 642 unidades, mientras las motocicletas registraron 616 unidades, lo que supone una subida del 142% durante el pasado mes con respecto al mismo periodo de 2019. Un comportamiento que se explica por las operaciones cerradas para dar respuesta a los servicios de motosharing.

Por canales, las empresas, que suponen el 59,6% de las compras, retrocedieron un 41,5%, hasta situarse en 441 unidades. Los particulares, que apenas registraron tres de cada diez compras, bajaron un 41,6%, con 272 unidades; mientras los alquiladores, que han podido mantener abiertos sus establecimientos dedicados al arrendamiento de vehículos sin conductor para garantizar el funcionamiento de operaciones de transporte de mercancías y asegurar el abastecimiento de productos a la población, se desplomaron un 69,3%, hasta las 26 unidades.

Matriculaciones de vehículos eléctricos puros
Matriculaciones de vehículos eléctricos puros. Fuente: AEDIVE-Ganvam

Ante esta situación, ambas organizaciones empresariales recuerdan la necesidad de poner en marcha medidas adicionales de estímulo que devuelvan la confianza a los inversores y al propio consumidor, con el objetivo de volver a engrasar la maquinaria económica tras el parón forzoso de actividad. Según el presidente de Ganvam, Raúl Palacios, “pensar que la economía se va a reactivar de golpe una vez se levante el estado de alarma se me antoja complicado, sobre todo, si no se ponen en marcha medidas eficaces para evitar la destrucción de empleo”.

Por esta razón, y en un momento en el que la crisis sanitaria ha vuelto a dejar en evidencia el impacto de la movilidad sobre la calidad del aire, ven más necesario que nunca la puesta en marcha de ayudas directas que alivien las tensiones de tesorería del tejido productivo para poder mantener los puestos de trabajo y eliminar la incertidumbre, y la implementación de incentivos directos para la adquisición de vehículos eficientes, que impulsen la renovación del parque y el cumplimiento de los objetivos de emisiones.

En opinión de Palacios, “el diseño de estos planes exige que se escuche al sector antes de legislar para no frenar el acceso a las ayudas. Por ejemplo, que los que cuenten con un vehículo antiguo para achatarrar y quieran acceder a un modelo eléctrico, dispongan de una cantidad de incentivo mayor que los que no cuenten con esta moneda de cambio. Así, las empresas podrán tener el camino abierto para renovar sus flotas con eléctricos, en un momento en el que la responsabilidad social corporativa prácticamente lo exige”.

Para el director general de AEDIVE, Arturo Pérez de Lucia, existen soluciones imaginativas que permiten impulsar la movilidad eléctrica sin que ello pese sobre los presupuestos estatales, tal y como ya se hace en Países Bajos o en California. “La aplicación de la Directiva sobre energías renovables, que todos los Estados miembros deben transponer antes de junio de 2021, ofrece una gran oportunidad para acelerar la matriculación de vehículos eléctricos al permitir que se valore la recarga con energías renovables como estrategia en los objetivos nacionales de energías renovables en el transporte”, ha señalado el directivo, para quien “estas estrategias ayudan a mantener la ambición en la mejora de la calidad del aire cuando organismos como la Alianza Europea de Salud Pública advierten de que una reducción en los niveles de contaminación del aire permitirá afrontar mejor la resistencia contra pandemias como la del coronavirus , máxime cuando existe una mayor incidencia de infectados entre las personas con afecciones pulmonares”.

La normativa europea de emisiones impulsa las ventas de eléctricos un 101% en lo que va de año, hasta las 5.986 unidades

vehículo-eléctrico_AEDIVE
  • Para acelerar el desarrollo de la movilidad eléctrica ambas asociaciones reclaman la exención temporal de los cargos a la hora de completar la parte regulada de la factura eléctrica

La necesidad de reducir hasta los 95 gramos de CO2/km la media de emisiones para cumplir con las exigencias de la legislación europea ha impulsado las ventas de vehículos eléctricos un 101,7% en lo que llevamos de año, hasta alcanzar las 5.986 unidades, según datos de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE) y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM).

Matriculaciones turismos eléctricos Feb 2020En un detalle por tipo de vehículo, los datos muestran una subida del 120% hasta febrero, con un total de 3.209 unidades para los turismos. Los comerciales ligeros, por su parte, aumentaron apenas un 0,9%, hasta las 326 unidades; mientras que en el sector de las dos ruedas, los ciclomotores crecieron un 79,3%, con un total de 1.734 unidades, mientras las motocicletas registraron 658 unidades, lo que supone una subida del 250%.

En este sentido, GANVAM y AEDIVE recuerdan que los objetivos del Ministerio de Transición Ecológica dentro de su hoja de ruta hacia la descarbonización fijan que para el ejercicio 2020 deberán alcanzarse las 65.000 unidades matriculadas de vehículos eléctricos de todo tipo, lo que supone que los registros deberán crecer un 170% a cierre de año.

El achatarramiento, un aliciente, pero no una obligación

A la vista de estos objetivos, ambas asociaciones consideran necesario poner en marcha un plan de acción que permita acelerar el ritmo de penetración del vehículo eléctrico en el parque automovilístico español, lo que pasa por un replanteamiento de los planes de ayudas. Así en un momento en el que el Gobierno tiene previsto poner en marcha una nueva edición del Moves en el que la exigencia de la obligatoriedad del achatarramiento está en estudio, AEDIVE y GANVAM proponen que este achatarramiento sea un aliciente, pero no una condición necesaria, ya que son las empresas y organismos públicos las que compran el 48% de los vehículos eléctricos, pero en régimen de renting en su mayoría, por lo que no pueden dar de baja ningún coche a cambio.

Según el presidente ejecutivo de GANVAM, Raúl Palacios, “de lo que se trata es de no frenar el acceso a las ayudas. Aquellos que cuenten con un vehículo antiguo para achatarrar y quieran acceder a un modelo eléctrico, que dispongan de una cantidad de incentivo mayor que los que no cuenten con esta moneda de cambio”.

Exención temporal de los cargos en la recarga pública

Por otro lado, y de cara a incentivar el despliegue de infraestructuras de recarga públicas que permitan acelerar el desarrollo de la movilidad eléctrica y con ello lograr los objetivos de matriculaciones cero emisiones, ambas asociaciones han señalado la necesidad de completar de forma urgente la parte regulada de la factura eléctrica, que tiene pendiente el desarrollo de los cargos, para lo que consideran necesario que en dicho desarrollo se dé igualmente un tratamiento específico a los cargos asociados al vehículo eléctrico.

Según el director general de AEDIVE, Arturo Pérez de Lucia, “hemos solicitado formalmente a la Secretaría de Estado de Energía que se tenga en consideración que junto a la Circular 3/2020, de 15 de enero, de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que incluye un peaje específico opcional para puntos de suministro dedicados a la recarga de vehículos eléctricos de acceso público, con menor peso del término fijo, el futuro Real Decreto de cargos contemple, de manera transitoria, una exención de cargos para los puntos de recarga de acceso público”.

 

Más de 2.000 puntos de recarga y casi 400 vehículos de energías alternativas, balance de las ayudas en Andalucía

movilidad sostenible_AEDIVE

La Junta de Andalucía ha recibido solicitudes para más de 2.400 actuaciones de mejora energética en el marco del paquete para un transporte sostenible de la comunidad autónoma que puso en marcha el pasado mayo para dar un nuevo impulso a la descarbonización y eficiencia energética de este sector.

Así lo ha dado a conocer la Consejería de Hacienda, Industria y Energía en un comunicado este lunes en el que resalta que, de este modo, el balance final de cierre de solicitudes de ayudas acogidas a dicho paquete de medidas de mejora energética arroja unas cifras «muy positivas».

Entre las más de 2.400 solicitudes recibidas figuran para la instalación de más de 2.000 puntos de recarga, la adquisición de casi 400 vehículos de energías alternativas, así como para una decena de sistemas de préstamos de bicicletas eléctricas.

Dicho paquete engloba el programa ‘Moves Andalucía’ y el programa regional para el desarrollo energético sostenible ‘Andalucía es más’, ambos gestionados por la Agencia Andaluza de la Energía, entidad adscrita a la Consejería de Hacienda, Industria y Energía, que ha tenido una «gran acogida» entre ciudadanos, empresas y entidades locales, según resalta el departamento que dirige Juan Bravo en el Gobierno andaluz.

De hecho, en apenas seis meses se ha destinado un presupuesto global de 19 millones de euros para impulsar un transporte energéticamente más sostenible en Andalucía, movilizando una inversión en la región de 59 millones de euros, según destaca la Consejería.

La «medida estrella» en ambos programas ha sido la infraestructura de recarga, lo que ha hecho que «se superen los objetivos iniciales que preveían triplicar los puntos de recarga existentes en Andalucía –en torno a 250 a fecha de abril de 2019–, multiplicándose por ocho hasta superar los 2.000».

‘MOVES ANDALUCÍA’

El programa de incentivos a la movilidad eficiente y sostenible, ‘Moves Andalucía’, financiado a través de los Presupuestos Generales del Estado y coordinado por el IDAE para la adquisición de vehículos de energías alternativas, así como para infraestructuras de recarga eléctrica y cuya ventanilla cerró el pasado 31 de diciembre, ha consumido de forma íntegra los ocho millones de euros de presupuesto global con los que contaba la región.

Según la Consejería, la Agencia Andaluza de la Energía ha realizado «una importante labor de estimulación de la demanda para animar, principalmente a las empresas, a sumarse al camino de las energías alternativas».

Desde que se abrió ‘Moves Andalucía’ el pasado 19 de junio, ha constituido diversos grupos de trabajo y comités y se ha reunido con más de un centenar de agentes nacionales y regionales del sector –concesionarios, fabricantes de vehículos, empresas de renting, asociaciones y patronales de transporte, como Anfac, Aedive, Fedeme, Gasnam, Faconauto, AER, Fatrans, Fadia–, incidiendo en los sectores con mayor potencial de uso de vehículos de energías alternativas, como los de distribución de alimentación y medicamentos, estaciones de servicio, transporte o mensajería.

Todo ello, «para asegurar una eficiente ejecución de los fondos públicos gestionados y el cumplimiento de los objetivos previstos».

Además, ante el enorme aumento de la demanda para infraestructuras de recarga, incentivadas con el 30% de ayudas a empresas y el 40% a ciudadanos, comunidades de propietarios y entidades públicas, y producida fundamentalmente durante las dos últimas semanas del cierre de ‘Moves Andalucía’, la Agencia Andaluza de la Energía ha redistribuido sus fondos en diciembre «para atender a esta avalancha de solicitudes».

De esta manera, en lugar del 45% de presupuesto inicialmente previsto para esta medida, se destinará finalmente el 78% del mismo. De esta forma, 6,3 millones del presupuesto global han ido a parar a los 623 expedientes solicitados para infraestructuras de recarga, que suman un total de 1.790 puntos de recarga, porque en un mismo expediente se puede englobar más de un punto.

En cuanto a las entidades públicas que han solicitado ayudas para facilitar la creación de infraestructuras de recarga, destacan los ayuntamientos de Córdoba y Jaén, así como las Diputaciones de Granada y Córdoba, que han aprovechado el programa para tejer una red de recarga en sus provincias o definir corredores que faciliten el uso de tecnología eléctrica. También siete universidades andaluzas se han sumado a este camino sostenible, así como la empresa Correos, Autoridades Portuarias y los Mercados centrales de abastecimiento de Sevilla, Málaga y Córdoba.

El programa Moves también incentivaba sistemas de préstamos de bicicletas a empresas y entidades locales. En total, han sido once las solicitudes presentadas.

Respecto a los vehículos de energías alternativas, se han solicitado 376, con un incentivo de 1,6 millones de euros. De ellos, 347 han sido eléctricos y 29 a gas. 161 andaluces y 160 entidades locales y públicas han decidido apostar por vehículos más eficientes, mientras que en el lado de la empresa privada y los autónomos se han realizado 49 solicitudes.

‘Moves Andalucía’ ofrecía ayudas que oscilaban entre los 600 euros para cuadriciclos ligeros eléctricos puros y los 15.000 euros para furgones, camiones, autobuses y autocares. Los vehículos ligeros eléctricos recibían 5.500 euros.

Uno de los requisitos solicitados por el Gobierno central para optar a estas ayudas era que los vehículos debían sustituir a otros con una antigüedad de diez años en el caso de turismos y de siete años en el de furgonetas, siendo obligatorio su achatarramiento.

Este requisito es, precisamente, según informa la Junta «el que más obstáculos ha supuesto para el aumento de las solicitudes de vehículos eléctricos», una cuestión que el pasado agosto el Gobierno regional ya trasladó a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, mediante el envío de una carta.

Y es que, en opinión de la Junta de Andalucía, la entrega de otro vehículo para achatarrar debería haber sido un requisito intensificador de la ayuda, pero no excluyente, por constituir para las empresas, entidades y empresas de renting «un elemento limitante para la renovación de flotas».

‘ANDALUCÍA ES MÁS’

Por otro lado, el pasado mes de agosto y en apenas dos meses, se agotaron los 11 millones de euros de fondos regionales-Feder de Andalucía es más destinados a la renovación de vehículos y flotas energéticamente eficientes para entidades locales, así como a infraestructuras de recarga para vehículos eléctricos y combustibles alternativos.

Este programa hacía especial incidencia en estaciones de recarga con energía fotovoltaica para autoconsumo, «para reforzar el objetivo perseguido por la Junta de Andalucía de incrementar la aportación de energías renovables en la generación eléctrica aplicada al sector del transporte».

Así, las instalaciones de la recarga directa con fuentes limpias han sido la actuación que más interés ha despertado, destinándose el 90% de los fondos del Programa y movilizando una inversión estimada de más de 21 millones de euros.

El Gobierno aprueba este martes la declaración de emergencia climática y se compromete a adoptar el paquete de energía en los primeros 100 días

emergencia climática

El Consejo de Ministros de este martes aprobará la declaración de emergencia climática tal y como la mayoría del Congreso le remitió el pasado septiembre. De esta manera, el Gobierno cumplirá con una de sus promesas electorales, tal y como ha adelantado la Cadena Ser.

Este diario ya contó el pasado julio que Pedro Sánchez declararía la emergencia climática en cuanto tuviera formado el Gobierno. Como finalmente hubo repetición electoral, y no se ha formado el Ejecutivo hasta hace unas semanas, no ha podido llevarlo a cabo. Pero, la primera gran medida de calado en asuntos energéticos será la declaración de emergencia climática.

En septiembre, el socio del PSOE en el Gobierno, Unidas Podemos, llevó a votación al Pleno del Congreso la necesidad de declarar la emergencia climática en España que permitirá, según explica el grupo confederal, comprometer al Ejecutivo a poner en marcha todas las políticas necesarias para hacer frente al cambio climático.

La moción, a través de una enmienda socialista, también llama al Ejecutivo a activar «con la máxima urgencia», políticas transversales en todas las acciones de Gobierno para alcanzar la neutralidad climática en 2050. También contó con una enmienda de Ciudadanos y su apoyo, mientras que la única oposición en el Congreso a esta medida vino de Vox.

Con ello, pretende la Vicepresidencia Cuarta aprobar en los primeros 100 días de Gobierno las grandes normativas en materia energética, el denominado Paquete de Energía, en el que están incluidos la Ley de Cambio Climático y Transición Energética,  para alcanzar la neutralidad climática como muy tarde en 2050, sobre la base de un sistema energético 100% renovable, un parque de turismos y vehículos comerciales no contaminantes y un sistema agrario neutro en CO2, entre otras cosas.

Asimismo, también se aprobará el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2030 (PNIEC) que se elevará a Bruselas en cuanto se terminen unos flecos administrativos. Además, también está previsto aprobar la Estrategia de Transición Justa, así como la Estrategia de Descarbonización para 2050, un documento que en principio sería el borrador ya que tenía que haber estado presentado antes de que finalizara el año y que no estará hasta dentro de unas semanas.

Por si fuera poco, el equipo de Teresa Ribera también tiene previsto dar el visto bueno al Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático, que es el marco de referencia para la coordinación entre las Administraciones Públicas en las actividades de evaluación de impactos, vulnerabilidad y adaptación al cambio climático en España.

 

ADIF llenará de puntos de recarga para el coche eléctrico las carreteras cercanas a las grandes vías de tren

Punto-de-recarga-para-vehículo-eléctrico-en-una-ferrolinera-de-Adif

Adif, compañía pública gestora de la red ferroviaria, ultima un plan para desplegar una red de cargadores rápidos de coches eléctricos por todo el país a partir de la energía que los trenes generan al frenar.

La compañía actualmente estudia el número de puntos de recarga que puede colocar y su ubicación, lo que vendrá determinado por el número de tramos y puntos en los que una carretera discurra próxima a una línea de tren.

Así, para concretar todas estas ‘ferrolineras’, Adif está realizando un trabajo que consiste en cruzar y superponer las dos redes, la de carreteras y la ferroviaria electrificada, en este caso tanto la de AVE como la convencional, según explicó la presidenta de la compañía, Isabel Pardo de Vera, en una entrevista con Europa Press.

Pardo de Vera detalló que instalar un cargador en los puntos en que una carretera discurre al lado de la línea de tren no tendrá mayor coste y obra que el de fabricar e instalar el cargador y engancharlo a la red ferroviaria.

«Por ello, las posibilidades se antojan infinitas, dada la capilaridad que las líneas de tren tienen por todo el país», subrayó.

En cuanto a los cargadores, Adif desarrolló hace unos años un dispositivo de este tipo, del que tiene la patente, capaz de recoger y suministrar la energía que los trenes generan al frenar y que, además, se ha mejorado para facilitar recargas rápidas.

De esta forma, se da la circunstancia de que el tren, el modo de transporte considerado como más sostenible, puede contribuir además al despliegue del coche eléctrico, toda vez que una amplia red de puntos de carga se señala como uno de sus principales factores para la extensión de este tipo de vehículos.

De hecho, el sector automovilístico cifra en unos 300.000 los puntos de carga que se requieren en diez años para la generalización del coche eléctrico en España, unos 800.000 a más largo plazo.

«El tren puede tener una gran parte de la solución al coche eléctrico», enfatizó la presidenta de Adif. «Tenemos el dispositivo y tenemos una posibilidad tremenda para ayudar a la descarbonización». remarcó.

PLAN ABIERTO A SOCIOS

Por ello, y dado que la energía que suministraría no tiene coste, Adif contempla este plan «más como una iniciativa de responsabilidad social que como una nueva fuente adicional de ingresos».

«Lo consideramos incluso como una medida social de vertebración territorial», subrayó Isabel Pardo de Vera, quien además asegura que su proyecto ha levantado una «tremenda expectación».

De hecho, Adif prevé abrir este plan a la entrada de socios, que pueden provenir de entre un «amplio abanico». «Desde fabricantes de cargadores y empresas que tienen en su plan de negocio la movilidad sostenible, hasta compañías eléctricas y fabricantes de coches que quieran potenciar el desarrollo de estas redes», detalla la presidenta.

La instalación de esta red de cargadores de coches eléctricos por todo el país se completará con su colocación también en las 1.500 estaciones de tren del país.

De hecho, el plan de cargadores en las estaciones, denominado ‘Ecomilla’, es el germen del que posteriormente surgió el proyecto de extender su colocación por todo el país.

Las ventas de eléctricos crecen a un ritmo insuficiente para cumplir con la senda de descarbonización

movilidad y descarbonización
  • Las matriculaciones de estos modelos aumentaron un 87% en julio, aunque todavía apenas representan el 0,6% de los coches nuevos en circulación

Las ventas de turismos eléctricos crecen a un ritmo insuficiente para cumplir con la senda de descarbonización. Concretamente, las matriculaciones de estos vehículos subieron un 87% durante el pasado mes de julio y acumulan un aumento del 125% en lo que llevamos de ejercicio, según datos de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE) y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM).

En total en julio de 2019 se han matriculado 2.715 vehículos eléctricos puros y 503 híbridos enchufables, lo que eleva el acumulado del año en los primeros siete meses a 14.237 eléctricos puros y 4.026 híbridos enchufables. El año pasado, las matriculaciones en el mes de julio fueron de 1.056 eléctricos puros y 915 híbridos enchufables, con un acumulado en los primeros 7 meses de 2018 de 7.946 puros y 3.155 híbridos enchufables.

A pesar de lo llamativo de las cifras, las matriculaciones de eléctricos apenas representan el 0,6% del mercado total, lejos todavía de los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima-PNIEC que fija para el horizonte 2030 un total de 5 millones de eléctricos en circulación o, lo que es lo mismo, el 15% del parque móvil.

Los datos de Aedive y Ganvam evidencian que es el canal de empresa quien actúa como motor para introducir estos modelos en el parque. Así, el 65% de los eléctricos matriculados hasta julio se destinaron a flotas, poniendo de manifiesto que el apoyo a la movilidad cero emisiones dentro de la cultura corporativa es una vía eficaz para acelerar su implantación.

En este sentido, ambas asociaciones apuestan por medidas de corte fiscal que ayuden a las empresas a la electrificación de la flota, como puede ser la recuperación de las deducciones para las compañías que inviertan en vehículos verdes. En este sentido, abogan también por que la deducción en el rendimiento en especie para vehículos de empresa eléctricos puros sea de al menos el 50% o por permitir que aquellos vehículos cuyo precio antes de IVA supere el techo establecido para las ayudas puedan computar con el máximo coste establecido.

Por otro lado, si tenemos en cuenta que el canal particular apenas representa todavía tres de cada diez de las compras de eléctricos, se hace necesaria la puesta en marcha de medidas específicas como la eliminación o reducción del IVA para seguir rebajando la barrera del precio o que no se consideren las ayudas a la compra como rendimientos del trabajo que haya que computar al año siguiente en la declaración de la renta.

Un proyecto de Estado

A la vista de las cifras de matriculaciones de eléctricos, ambas asociaciones consideran que el Plan Moves no está funcionando como debería por lo que urge un replanteamiento. Concretamente, consideran necesario un programa estatal con bases y convocatoria única en lugar de apostar por un funcionamiento territorial, así como una revisión de las exigencias de achatarramiento.

Según la directora general de GANVAM, Ana Sánchez, “la obligación de achatarrar un vehículo de más de 10 años funciona muy bien con los motores de combustión tradicional, pero no cuando se aplica con los coches eléctricos porque las empresas, que son las que compran estos vehículos, no disponen de modelos para achatarrar. Esta exigencia es la que está provocando que las líneas para la adquisición de vehículos en la autonomías que las tienen en vigor se estén agotando lentamente, si lo comparamos con lo que sucedía con el Movalt, por ejemplo, que se agotó en 24 horas”. 

Según el director general de AEDIVE, Arturo Pérez de Lucia, “para lograr los objetivos del PNIEC en descarbonización del transporte no podemos retrasar la puesta en marcha de una reforma fiscal verde bajo el criterio de quien contamina, paga, junto con un plan de incentivos real, coherente, ambicioso, continuado y en el que todas las administraciones estén alineadas. Ello ha de hacerse como proyecto de nación, ya que además, las cuentas salen, pues con la estimación del Gobierno de 30 millones de vehículos eléctricos en 2030 en España, según un estudio del Bank of America Merryl Lynch, el Estado español dejará de ingresar por impuestos 6.125 millones de euros, a razón de 1.225 euros por cada vehículo eléctrico matriculado, mientras que los costes sanitarios de los vehículos de combustión se cifran en 2.371€/vehículo, según un informe de Bellona Europa, lo que supondría que en España dejaríamos de gastar por ese concepto 11.855 millones de euros en 2030, a lo que habría que sumar una reducción en la dependencia de importación de crudo de casi 5.000 millones de toneladas de combustible, con datos de 2018”.