Urbaser limpiará y recogerá los residuos de Sant Andreu, Sant Martí y de las playas de la ciudad de Barcelona

Urbaser limpiará y recogerá los residuos de Sant Andreu, Sant Martí y de las playas de la ciudad de Barcelona
Urbaser ha resultado adjudicataria por tercera vez consecutiva del contrato de los servicios de limpieza y recogida de residuos de la zona Este de la ciudad de Barcelona. Este tendrá una vigencia de ocho años prorrogables a dos años más y entrará en vigor en 2022

El contrato, valorado en 475 millones de euros, comprende el distrito de Sant Andreu, el distrito de Sant Martí y todas las playas de la ciudad condal, lo que supone un total de 17,6 Kilómetros cuadrados y la prestación de servicio a más de 388.000 barceloneses. Asimismo, empleará a 1.036 trabajadores y estará dotado de una flota compuesta por 417 vehículos, de los cuales 327 serán cero emisiones.

El objetivo general de Urbaser en este nuevo contrato, informaron fuentes de la compañía, “es prestar el mejor servicio, adaptándose siempre a las necesidades de Barcelona garantizando el servicio en todo momento y la transparencia de la información”.

Se trabajan seis ejes de acción para llevar a cabo los objetivos del contrato, con un equipo humano comprometido en la gestión del servicio que vela por el control operativo y para conseguir la máxima satisfacción de los ciudadanos.

Efectividad

Se logra alcanzando la mejor relación posible entre los recursos empleados y los resultados obtenidos. En este sentido, Urbaser “apuesta por tecnologías de vanguardia y proximidad, ofreciendo una serie de herramientas informáticas desarrolladas específicamente para Barcelona que supondrán un factor diferencial en la forma de entender la tecnología aplicada en los servicios consiguiendo una mayor eficiencia y eficacia”.

Sostenibilidad

La compañía apuesta por una transición energética basada en desarrollos propios de maquinaria y sistemas de trabajo para reducir la huella ambiental del servicio. Así, el 80% de la flota propuesta por Urbaser es eléctrica, con una infraestructura de recarga de baterías compleja, integrando vehículos de diferentes tamaños, necesidades energéticas diferentes y con múltiples sistemas de cargadores, minimizando así las emisiones atmosféricas y el ruido durante la realización del servicio.

Flexibilidad

“Barcelona es una ciudad viva con cambios constantes”, por lo que “Urbaser ha hecho una propuesta de servicio flexible y adaptada a las necesidades reales en base a una organización flexible y robusta”.

En este contrato Urbaser ha diseñado ocho temporadas de la zona Este en función del uso ciudadano del espacio público y la morfología urbana de cada barrio. Barcelona, señalan desde Urbaser, “necesita un sistema de limpieza que responda a dos aspectos claves: la adaptación permanente a las necesidades de una realidad cambiante que plantea la ciudad de manera habitual y la flexibilidad para resolver cualquier contingencia de manera rápida y eficaz”.

Comunicación

Urbaser promueve una cultura de transparencia, favoreciendo la comunicación abierta entre el ciudadano, el ayuntamiento, el control y el servicio. Por ello, para el nuevo contrato “se han impulsado estrategias de participación ciudadana a través de la implementación de nuevos canales de comunicación, campañas de sensibilización y educación ambiental”.

Innovación

Urbaser ha diseñado maquinaria específica para adaptar los servicios a las necesidades de la ciudad. Ejemplos de este esfuerzo son los chasis estrechos para recolectores; vehículos específicos para la recogida de voluminosos; unidades móviles de barrido manual; cabinas ergonómicas; sistemas de seguridad vial avanzados y sistemas de recarga de vehículos eléctricos integrando multiplicidad de parámetros.

Social

“Con el objetivo de mejorar de forma continua las condiciones de trabajo, las habilidades, las capacidades y el grado de responsabilidad y motivación del personal, Urbaser ha presentado una oferta de servicio que fomenta la inclusión social, aplicando criterios sociales en la gestión del personal que integra el contrato”. Así, casi el 20% de los puestos de trabajo totales de este contrato serán para personas con especiales dificultades y/o en riesgo de exclusión social, promoviendo una integración total de estos colectivos dentro de la plantilla.