Skip to content

Intervención del DG de AEDIVE en el webinario de AELEC sobre el futuro de la movilidad eléctrica

Vivimos una revolución industrial, tecnológica y de servicios en la Automoción, en nuestra Movilidad y en la calidad del aire y por tanto, la movilidad cero emisiones y su cadena de valor, juegan un papel clave cuando el transporte rodado mira hacia el vehículo eléctrico, conectado, compar­tido y autónomo. El futuro industrial y tecno­lógico podemos asumirlo como reto o como oportunidad.

Como reto

  • Mercados como Francia, Reino Unido y Turquía, entre otros, importantes para nuestra exportación, apuestan por la movilidad eléctrica, poniendo en valor su producto nacional.
  • Las conversiones de coches diésel o gasolina en eléctricos son una realidad más cercana. Francia ya puede homologar con un simple trámite y ello crea un marco técnico, administrativo y económico que se replicará en España como un eje industrial de economía circular.
  • Aparecen nuevos players en el sector de la Automoción que poco o nada tienen que ver con los fabricantes tradicionales, caso de Tesla y otros…

Pero como oportunidad, España ya tiene una potente industria basada en el vehículo eléctrico…

  • Grupo PSA producirá 3 turismos y 6 furgonetas 100% eléctricas en 2021 en sus tres fábricas españolas.
  • Las furgonetas eVN200 de Nissan y eVito de Mercedes se hacen también en España.
  • Del mismo modo, fabricantes nacionales en la industria auxiliar como Grupo Antolín y Gestamp están apostando por tecnologías en la reducción de pesos de los vehículos eléctricos y en las cajas de sus baterías.
  • En autobuses y camiones, tenemos a Grupo Irizar y en motocicletas y ciclomotores, a Torrot, a Silence, a Nuuk y a VMS, además de Scoobic en Andalucía, que fabrica vehículos para la última milla.
  • La industria de la nueva Automoción incluye actores nuevos como los fabricantes de puntos de recarga, con referentes en España como Circutor y Circontrol; Simon, Wallbox, Efibat, Orbis, Veltium, Ingeteam, Selba, ZIV, Ampere-Energy, incluso Efacec si miramos el mercado ibérico en su conjunto, todos ellos con prestigio y alcance internacional.
  • Y como parte indisoluble de esa infraestructura están los bienes de equipo de media y alta tensión, necesarios para la actividad eficiente de las infraestructuras de recarga, representados en fabricantes españoles como Ormazábal.
  • Y no podemos obviar el almacenamiento energético, con la segunda mina de litio más importante de Europa, en Extremadura, que puede impulsar una industria asociada a la transformación del litio y a la fabricación de celdas; o la industria de baterías de segunda vida, donde tenemos ya startups en un mercado de gran potencial y desarrollo, como la navarra BeePlanet Factory.

En cuanto a los servicios, España lidera la movilidad compartida eléctrica de bici, moto y coche y esto será cada vez más importante por la crisis económica que viene y que hará que muchos ciudadanos no puedan afrontar la compra, uso y mantenimiento de un vehículo, del tipo que sea, pero que necesitarán alternativas al transporte público colectivo.

Finalmente, quiero poner en valor al vehículo eléctrico y su ecosistema como eje de la movilidad sostenible (0 emisiones en la propulsión y con más del 70% del mix energético en España libre de CO2), y como eje de eficiencia energética en el impulso de las EERR, la generación distribuida, el almacena­miento energético y el autoconsumo, al ser el único sistema de propulsión que puede interactuar con el sistema eléctrico y ayudarlo en un mundo que consume cada vez más electricidad.

En 2006, España era la 8ª potencia económica del mundo, ahora es la 14ª. Hemos caído en inversión científica, tecnológica, i+D e innovación y en enero, destruíamos empleo. La salida de esta crisis debe ser la salida del modelo anterior a 2020 y de la dependencia de terceros mercados. Es el momento de la innovación y de la apuesta por las nuevas tecnologías, también en la Automoción y en la movilidad.

¡Ya está disponible nuestro 1ᵉʳ Anuario de la Movilidad Eléctrica!!

Con los hitos del año pasado y los retos del futuro