Intervención del DG de AEDIVE en el webinario de AELEC sobre el futuro de la movilidad eléctrica

Intervención del DG de AEDIVE en el webinario de AELEC sobre el futuro de la movilidad eléctrica

Vivimos una revolución industrial, tecnológica y de servicios en la Automoción, en nuestra Movilidad y en la calidad del aire y por tanto, la movilidad cero emisiones y su cadena de valor, juegan un papel clave cuando el transporte rodado mira hacia el vehículo eléctrico, conectado, compar­tido y autónomo. El futuro industrial y tecno­lógico podemos asumirlo como reto o como oportunidad.

Como reto

  • Mercados como Francia, Reino Unido y Turquía, entre otros, importantes para nuestra exportación, apuestan por la movilidad eléctrica, poniendo en valor su producto nacional.
  • Las conversiones de coches diésel o gasolina en eléctricos son una realidad más cercana. Francia ya puede homologar con un simple trámite y ello crea un marco técnico, administrativo y económico que se replicará en España como un eje industrial de economía circular.
  • Aparecen nuevos players en el sector de la Automoción que poco o nada tienen que ver con los fabricantes tradicionales, caso de Tesla y otros…

Pero como oportunidad, España ya tiene una potente industria basada en el vehículo eléctrico…

  • Grupo PSA producirá 3 turismos y 6 furgonetas 100% eléctricas en 2021 en sus tres fábricas españolas.
  • Las furgonetas eVN200 de Nissan y eVito de Mercedes se hacen también en España.
  • Del mismo modo, fabricantes nacionales en la industria auxiliar como Grupo Antolín y Gestamp están apostando por tecnologías en la reducción de pesos de los vehículos eléctricos y en las cajas de sus baterías.
  • En autobuses y camiones, tenemos a Grupo Irizar y en motocicletas y ciclomotores, a Torrot, a Silence, a Nuuk y a VMS, además de Scoobic en Andalucía, que fabrica vehículos para la última milla.
  • La industria de la nueva Automoción incluye actores nuevos como los fabricantes de puntos de recarga, con referentes en España como Circutor y Circontrol; Simon, Wallbox, Efibat, Orbis, Veltium, Ingeteam, Selba, ZIV, Ampere-Energy, incluso Efacec si miramos el mercado ibérico en su conjunto, todos ellos con prestigio y alcance internacional.
  • Y como parte indisoluble de esa infraestructura están los bienes de equipo de media y alta tensión, necesarios para la actividad eficiente de las infraestructuras de recarga, representados en fabricantes españoles como Ormazábal.
  • Y no podemos obviar el almacenamiento energético, con la segunda mina de litio más importante de Europa, en Extremadura, que puede impulsar una industria asociada a la transformación del litio y a la fabricación de celdas; o la industria de baterías de segunda vida, donde tenemos ya startups en un mercado de gran potencial y desarrollo, como la navarra BeePlanet Factory.

En cuanto a los servicios, España lidera la movilidad compartida eléctrica de bici, moto y coche y esto será cada vez más importante por la crisis económica que viene y que hará que muchos ciudadanos no puedan afrontar la compra, uso y mantenimiento de un vehículo, del tipo que sea, pero que necesitarán alternativas al transporte público colectivo.

Finalmente, quiero poner en valor al vehículo eléctrico y su ecosistema como eje de la movilidad sostenible (0 emisiones en la propulsión y con más del 70% del mix energético en España libre de CO2), y como eje de eficiencia energética en el impulso de las EERR, la generación distribuida, el almacena­miento energético y el autoconsumo, al ser el único sistema de propulsión que puede interactuar con el sistema eléctrico y ayudarlo en un mundo que consume cada vez más electricidad.

En 2006, España era la 8ª potencia económica del mundo, ahora es la 14ª. Hemos caído en inversión científica, tecnológica, i+D e innovación y en enero, destruíamos empleo. La salida de esta crisis debe ser la salida del modelo anterior a 2020 y de la dependencia de terceros mercados. Es el momento de la innovación y de la apuesta por las nuevas tecnologías, también en la Automoción y en la movilidad.