Carsharing con vehículos eléctricos

icon-carEl carsharing es un servicio de alquiler de coches, donde el usuario sólo paga por el tiempo que utiliza el vehículo. Entre las ventajas adicionales de este servicio destaca el modo ágil en el que se reserva y utiliza el vehículo, ya que para ello no es necesario acudir a un establecimiento y tramitar la documentación habitual de las empresas tradicionales de alquiler. La reserva se hace online a través de una página web de la empresa que ofrece el servicio y para ello, el usuario debe darse de alta previamente. Una vez que se ha registrado como usuario, obtendrá una clave y usuario con los que podrá gestionar sus reservas y recibirá una tarjeta con la que podrá abrir los vehículos cuando vaya a utilizarlos.

El carsharing es, sin duda, una alternativa al coche privado y un complemento al transporte público, tanto para particulares como para empresas. y para trayectos cortos o para desplazamientos de larga distancia.

Carsharing con vehículos eléctricos
Cuando el carsharing incluye vehículos eléctricos en su flota es cuando el servcio adquiere su máximo valor añadido, ya que a los criterios de movilidad sostenible propios de este sistema -cada coche de carsharing elimina entre 15 y 20 coches particulares de la circulación-, se suma una conducción no contaminante en la propulsión.

En España existen diversas empresas de carhsaring que ofrecen en sus flotas vehículos eléctricos en ciudades de Madrid, Cataluña, Andalucía, Navarra, Valencia, Asturias, País Vasco, y también en las islas Canarias y en las Baleares.

Además de en España, otros muchos países han adoptados este modelo de negocio como solución al transporte urbano. De los muchos ejemplos, destacamos los de una país cercano como Francia, donde destaca el carsharing Autolib, que se inauguró en París en diciembre de 2011 y que goza de gran éxito, o el sistema Wattmobile, que pone a disposición scooters y cuadriciclos eléctricos en las estaciones de tren a las que llegan los trabajadores desde las zonas residenciales extraurbanas para que los usen por el centro de la ciudad.

¿Y las motos qué?
Si bien no es exactamente un carsharing, ya que no es un servicio por horas de uso, a nivel de dos ruedas sí existen servicios flexibles de alquiler mensual de una moto eléctrica de última generación con seguro básico, mantenimiento, asistencia en carretera y un casco, que no tienen compromisos de permanencia y que permiten contratar una moto durante los meses que el usuario necesite y a un precio competitivo. Estos servicios están disponibles en ciudades como Barcelona, Madrid y zonas turísticas, incluyendo las islas.