La Comunidad de Madrid da hasta 700 euros de ayuda para comprar motos, bicis y patinetes eléctricos

La Comunidad de Madrid da hasta 700 euros de ayuda para comprar motos, bicis y patinetes eléctricos
La Consejería de Medio Ambiente apuesta por la movilidad sostenible y moviliza una partida de 3 millones de euros

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid tiene previsto aprobar este miércoles una partida de 3 millones de euros para fomentar la compra de vehículos cero emisiones. Los madrileños que opten por la movilidad sostenible recibirán ayudas directas que van desde los 150 euros para patinetes hasta los 700 para ciclomotores eléctricos de dos ruedas. Para bicicletas con sistemas de asistencia al pedaleo se prevén subvenciones de 600 euros. Estas subvenciones podrían cubrir hasta el 50% de la compra de vehículos.

Esta línea de incentivos, promovida por la Consejería de Medio Ambiente que dirige Paloma Martín, se aprueba con carácter retroactivo: podrán beneficiarse de ella las personas que hayan comprado un vehículo de este tipo desde enero de este año.

La partida presupuestaria, detallan desde este departamento, se distribuye en algo más de 1,2 millones de euros para las adquisición de bicicletas; 250.000 euros para patinetes eléctricos; 575.000 euros para ciclomotores y 950.000 euros para el bono ambiental de movilidad cero emisiones.

«Podrán beneficiarse las personas físicas, mayores de edad, residentes en municipios de la Comunidad», señalan desde Medio Ambiente, para añadir que las bases de esta línea de ayudas, enmarcadas en el Plan de reactivación tras el Covid-19, se publicarán en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid.

La partida también incluye bonos de 1.250 euros para usar en servicios de movilidad compartida (conocidos por sus nombres en inglés, carsharing motosharing) a quienes entreguen para achatarrar un vehículo con más de 10 años.

Esta iniciativa tiene como objetivo «reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y conseguir una mejora significativa de la calidad del aire», sostienen desde Medio Ambiente. Además, esperan conseguir «una reducción de la contaminación acústica, eficiencia energética y un uso más racional del espacio urbano».