El Gobierno destinará 3.750 millones para reactivar el sector del automóvil

El Gobierno destinará 3.750 millones para reactivar el sector del automóvil
  • Sánchez presenta el plan que se aprobará esta semana, que incluye ayudas por valor de 300 millones para renovar los coches

El plan de rescate a la industria de la automoción ya tiene fecha: se presentará hoy en el Palacio de la Moncloa para ser aprobado por el Consejo de Ministros esta misma semana. Y presupuesto: se inyectarán 3.750 millones de euros para reactivar uno de los sectores más dañados por la pandemia, con lo que se convertirá en el mayor plan de estímulo al automóvil de la historia. Así lo anuncio ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que también presentará el próximo jueves el plan para «otro sector estratégico», el turismo. Los hace así coincidir con la cumbre empresarial convocada por la CEOE para la reconstrucción, en la que estos dos sectores tienen un papel protagonista.

A falta de conocer hoy la letra pequeña, el presidente sí avanzó que se incluirán medidas para preparar la industria con inversiones y reformas legales, estímulos a la investigación y a la innovación, una fiscalidad que «dote de mayor competitividad» al sector y ayudas para la formación y cualificación de los trabajadores. Una parte de estos 3.750 millones se destinarán a financiar la renovación del parque de vehículos incentivando «especialmente» los coches eléctricos, según especificó Sánchez, quien pronosticó que «los vehículos del futuro se parecerán muy poco a los del pasado». No obstante, deja abierta la puerta a una de las peticiones realizadas por el sector: otorgar ayudas también para los coches diésel y gasolina, pese a las reticencias mostradas anteriormente. Eso sí, irán dirigidas a facilitar la renovación del parque de automóviles –que tiene una edad media superior a los 12 años, una de las más longevas de Europa– para que sea «más eficiente y ecológico». El objetivo del Gobierno –apuntó– es «muy ambicioso»: llegar a las cero emisiones en 2050. «Estamos trabajando para que en el futuro tengamos mejores vehículos, más sostenibles y con un sector mucho más competitivo», proclamó.

Ayudas a familias vulnerables

El líder del Ejecutivo también precisó que habrá ayudas específicas para las familias de menos recursos para que «nadie se quede atrás». Y, de igual forma, explicó que los empresarios y autónomos también se beneficiarán a través de «ahorros en combustible».

El plan, según adelanta Europa Press, movilizará unos 1.535 millones de euros desde este ejercicio y alrededor de 2.210 millones desde el año próximo. Incluye una inversión por unos 300 millones de euros en la renovación del parque público, así como para el despliegue de la infraestructura de recarga de coches eléctricos y para la adaptación de los núcleos urbanos a las nuevas formas de movilidad. Además, se destinarán 250 millones de euros para subvencionar la adquisición de vehículos eficientes o de cero emisiones a cambio de achatarrar uno antiguo.

El grueso del presupuesto del plan del Gobierno, con un total de 2.690 millones de euros, se dirigirá a inversiones orientadas a impulsar la competitividad del sector. Por su parte, los fabricantes de vehículos y de componentes se han comprometido a avanzar en la descarbonización del parque automovilístico español, con el objetivo de que las plantas nacionales fabriquen entre 700.000 y 800.000 vehículos eléctricos e híbridos enchufables para 2030. Así, los fabricantes trabajarán para la adjudicación de nuevos modelos electrificados en las plantas españolas, al tiempo que se impulsará la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos, con la intención de alcanzar 340.000 puntos de recarga en el territorio nacional para 2030 y 830.000 puntos de cara a 2040. También contempla una partida de 415 millones para actividades de I+D+i.

Dos millones de empleos

El presidente destacó que la automoción es un sector estratégico para el país que aporta una décima parte del PIB y una quinta parte de las exportaciones, además de generar casi 2 millones de empleos, 650.000 de ellos directos. «Tenemos que ofrecerle un plan integral que dé respuesta a sus necesidades y le acompañe en la transición a una movilidad sostenible y conectada, coherente con nuestros ambiciosos objetivos de mitigación del cambio climático», afirmó. Así, da por fin respuesta a una demanda que venía planteando el sector desde hace meses, ya que arrastra una crisis previa a esta pandemia ante la caída de ventas que se ha agravado por el coronavirus y la decisión de Nissan de cerrar su factoría en Barcelona.