Skip to content

Mastercard se une a AEDIVE para impulsar sistemas de pago con tarjeta en infraestructuras de recarga públicas

El objetivo de las compañías es aportar soluciones tecnológicas que permitan facilitar el pago universal en los puntos de recarga de acceso público por parte de los usuarios de vehículos

Mastercard lidera iniciativas público-privadas destinadas a crear una movilidad eléctrica más eficiente, sostenible e inclusiva

Mastercard se ha incorporado como socio tecnológico y miembro de pleno derecho en AEDIVE, Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica, con el fin de aportar soluciones tecnológicas que permitan facilitar el pago universal en los puntos de recarga de acceso público por parte de los usuarios de vehículos eléctricos.

Mastercard ya colaboró estrechamente con AEDIVE en el desarrollo del segundo congreso internacional de carga ultrarrápida que se celebró en Asturias en noviembre de 2021 y donde se anunció el primer proyecto de pago con tarjeta para puntos de recarga de vehículos eléctricos, en colaboración con la energética EDP y Banco Sabadell.

Para Ignacio Gonzalez-Posada, director de Adquirencia y Aceptación de Mastercard: “El vehículo eléctrico y su recarga son vectores necesarios para el éxito de la transformación verde de la movilidad, pero para alcanzar este objetivo, la recarga en los puntos de acceso público requiere de una experiencia de pago única, de un estándar global y de una intermodalidad total entre los diferentes operadores y es ahí donde el pago electrónico, ya sea con tarjeta financiera o con dispositivo móvil, y la tecnología EMV contactless se consolida, a nivel europeo, como la solución óptima, universal y escalable. Estamos encantados de entrar a formar parte de AEDIVE para seguir impulsando los pagos electrónicos en el sector de la recarga de vehículos eléctricos”.

Los europeos abogan por los pagos electrónicos

Según los resultados de un estudio de Mastercard sobre los pagos en vehículos eléctricos[1], siete de cada diez  europeos (un 71%) cree que debería haber un método universal aceptado en todos los puntos de recarga en Europa, con el fin de garantizar un acceso fácil y para todos los residentes. En este contexto, el 65% asegura que las tarjetas son su método de pago preferido para la recarga de vehículos eléctricos, y el 55% opina que las tarjetas son el mejor sistema de pago para fomentar la adopción de los coches eléctricos con el menor número de barreras de acceso.

Estos datos son corroborados por una encuesta del Instituto Infas de Ciencias Sociales Aplicadas en Bonn, realizada en varios países europeos como Francia, Grecia, Países Bajos, Polonia, Eslovenia y Suecia, a finales del 2021, evidenció que más de dos tercios de los encuestados abogaban por poder pagar la electricidad del coche eléctrico en las estaciones de carga públicas con su propia tarjeta bancaria.

 “Además, en Europa, el nuevo Reglamento de Infraestructuras de Combustibles Alternativos (AFIR) pretende, entre otras cosas, simplificar el pago en las estaciones de recarga europeas, lo que conlleva la oportunidad de hacer el proceso de pago lo más sencillo posible para los consumidores e incorporar el pago con tarjeta o dispositivo móvil como una alternativa eficiente”, señala Arturo Pérez de Lucia, director general de AEDIVE y vicepresidente de AVERE, la asociación europea de movilidad eléctrica que trabaja para trasladar la visión del sector en Europa al mencionado reglamento.

Para el presidente de AEDIVE, Adriano Mones, “esta incorporación evidencia el potencial de la transversalidad que el sector de la movilidad eléctrica tiene en cuanto a oportunidades de negocio y que se constata en el creciente número y diversidad de empresas asociadas”.

[1] Estudio llevado a cabo en verano de 2021, en Austria, Francia, Alemania, Italia, Polonia, España y Suecia.