Skip to content

Wallbox inaugura su nueva fábrica en Barcelona

El president de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonès, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, han inaugurado la nueva planta de Wallbox, proveedor de soluciones de carga de vehículos eléctricos (VE) y gestión de la energía, situada en la Zona Franca de Barcelona.

Una fábrica pionera para una empresa avanzada a sus tiempos

La nueva fábrica de Wallbox en Barcelona está situada en la Zona Franca, una área tradicionalmente industrial. Wallbox es una de las primeras startups en instalarse aquí y espera que su actividad tecnológica permita renovar y revitalizar la zona.

Esta nueva planta ha supuesto una inversión de aproximadamente 9 millones de euros. Actualmente, da trabajo a 203 personas pero está previsto que, cuando esté funcionando a máxima capacidad y operando a tres turnos, emplee a más de 520.

En total, la planta cuenta con cuatro líneas de producción: dos dedicadas a fabricar los cargadores Pulsar+, Copper, Commander2 y Quasar para Europa y otra que produce Pulsar y UL para el mercado norteamericano. La cuarta línea está destinada a fabricar en exclusiva el Supernova, el primer cargador público de Wallbox. Son líneas de producción automatizadas y a la vanguardia de los procesos productivos, diseñadas para que un cliente reciba su cargador en tan solo 72 horas (este es el lapso de tiempo que pasa entre que se aprueba una orden y esta es expedida al cliente final). Actualmente, en la nueva factoría de Wallbox en Barcelona se producen casi 1.200 cargadores diarios.

La nueva fábrica de Wallbox en Barcelona se pone en marcha poco más de un año después de que la empresa y el Consorci de la Zona Franca firmaran el contrato de arrendamiento de los terrenos que tiene una vigencia de 10 años. Construida en un terreno de 16.800 m2, la fábrica tiene 11.220m2. Esta superficie está ocupada por una zona de oficinas, un almacén para los materiales, otro para los cargadores ya producidos y que están a punto de ser enviados, las líneas productivas y una área de validación.

Una planta que sigue los principios de sostenibilidad de Wallbox

Las instalaciones están a la vanguardia de la innovación, la eficiencia, producción y la capacidad. Además, esta nueva fábrica lleva en su ADN los principios de sostenibilidad que siempre han identificado a Wallbox. En este sentido, la compañía es pionera en la aplicación del concepto ‘cradle to cradle’ a un nivel industrial. Esta filosofía busca eliminar residuos y se ha aplicado en la nueva factoría de la Zona Franca desde el momento en que se empezó a construir. La nueva factoría también sigue los principios del ‘lean manufacturing’ (la filosofía industrial que mejora el proceso productivo eliminando procesos innecesarios, busca aumentar la calidad de los productos y prescindir de todas aquellas actividades que no aportan valor, entre otros).

A todo esto hay que añadirle que a partir del tercer trimestre de 2022 está previsto que en el tejado de la factoría se instalen 4.500 metros cuadrados de paneles solares que suministrarán 900kW de potencia renovable a la fábrica, lo que supone entre el 30 y el 60% de las necesidades energéticas estimadas que tiene el proceso productivo. Esta instalación se calcula que supondrá un ahorro equivalente al consumo de más de 400 hogares (cálculo hecho según la media de consumo eléctrico en un hogar español).

A lo largo de este 2022, se espera que los paneles solares se conectarán al sistema Sirius, el software de gestión de energía desarrollado por Wallbox. Sirius no sólo integra los paneles solares sino también los cargadores bidireccionales Quasar se espera que se instalen en el aparcamiento de la nueva fábrica -habrá unos 30- y que permiten tanto cargar los vehículos eléctricos como descargar sus baterías para suministrar energía eléctrica al edificio. Con todos estos elementos -más la electricidad de la propia red- Sirius decidirá en cada momento y de forma autónoma, cuál es la mejor fuente de energía – dependiendo de las necesidades en aquel preciso momento, pero también del precio de la luz-. La tecnología de Sirius, única e innovadora, previsiblemente convertirá la fábrica de Wallbox en 100% autosuficiente en los próximos años.

I+D+I, la principal inversión de Wallbox

Más allá de la zona de producción, uno de los espacios más destacados de la nueva factoría es el área de validación. Se trata del tercer laboratorio de la compañía y permitirá llevar a cabo los ensayos y las pruebas necesarias para asegurar la calidad tanto del software desarrollado por Wallbox como de los cargadores. También aquí se harán pruebas de durabilidad de todos los productos con las dos cámaras climáticas que permiten recrear el clima de cualquier parte del mundo. De esta manera, la compañía se asegura que todos sus productos son adecuados para cada región. Estas cámaras permiten recrear climas extremos, yendo desde los -80ºC hasta los 170ºC. También permiten testar los cargadores con polvo, agua y agua salina.

Este laboratorio tiene otras funciones como hacer pruebas de compatibilidad de todos los cargadores desarrollados por Wallbox con las diferentes marcas fabricantes de vehículos eléctricos. Además, el área de validación también servirá para desarrollar los equipos de test que se utilizarán durante el proceso productivo y que permitirán asegurar la calidad de todos los productos que salen por la línea de la nueva fábrica.

La compañía tiene otros dos laboratorios donde desarrolla tanto sus productos como las herramientas de validación de todos los cargadores producidos: uno en la sede central de Barcelona y otro en California (Estados Unidos). Y es que la innovación y, por lo tanto, la inversión en I+D+I es una de las prioridades de la compañía. En el año 2021, Wallbox invirtió en este concepto 12 millones de euros.

Te esperamos en el VI Congreso Europeo del Vehículo Eléctrico